Que linda esa palabra que llaman ¡LIBERTAD!

Desde pequeña he escuchado esa tan linda y desconocida palabra. Al momento de preguntarle a algunos si es que lo eran realmente, me lleve la gran sorpresa de que para muchos de ellos la respuesta a esta interrogante es un SÍ, y con gran seguridad me argumentaron sobre porque dicen sentirse libres. En sus argumentos encuentre frases como: “puedo hacer lo que quiera”, “puedo comprarme lo que se me dé la gana, porque para eso trabajo”, entre otros que justamente hoy no recuerdo. Esta más que claro que TODOS queremos ser libres y buscamos esa libertad y esa tan ansiada felicidad. Pero lo que no es obvio es el significado que cada uno de nosotros le otorgamos a esa palabra. Para algunos quizás no tiene mayor significado, pero somos muchos los que consideramos esa palabra como un motor en nuestra vida.

Particularmente para mí la palabra libertad es muy compleja y me cuesta creer realmente que exista en su plenitud y más aún imposible en la sociedad que hoy vivimos. Aunque muchas personas me hayan dicho lo felices y libres que son, yo no les creo, si es algo de lo que estoy segura es de que nadie es libre. ¿Cómo esperamos serlo si mientras más bienes tenemos más prisioneros somos? En primer lugar el problema de nuestros males, es el tan renombrado trabajo. El trabajo nos está quitando la vida, vivimos para trabajar y para colmo trabajamos en algo que no nos gusta, de mala gana, como si se tratara de un trabajo forzado. Trabajamos porque este sistema capitalista nos tiene prisioneros, se necesita ese papel plástico para todo y para colmo nos pagan con una vil limosna todo nuestro esfuerzo. Todo gira en torno al dinero. Somos esclavos del trabajo, porque ni siquiera tiempo para compartir con nuestras familias nos queda o simplemente tiempo para la pereza, disfrutándolo en lo que se nos de la real gana. En consecuencia, somos prisioneros de la limosna con la que nos pagan, la que ocupamos para comprar mierda que no necesitamos y de la cual cada día somos más dependientes. La televisión se ha robado la atención en los hogares, ya nadie se sienta a compartir y hablar sobre lo que paso en su día, sino que nos sentamos frente a ese cuadrado que nos hipnotiza y lava el cerebro a cada instante. Estamos dependientes de tantas cosas, automóviles, computadoras, internet, celulares, entre muchas otras tecnologías que se suponen que nos “hacen la vida más simple”, pero en realidad nos vuelve seres dependientes y con mentes atrofiadas para solucionar o actuar por nosotros mismos. ¿Cómo esperamos ser libres si nuestras vidas son tan aburridas, monótonas y mecanizadas? Nos dicen lo que tenemos que hacer a cada instante, tenemos que obedecer leyes estúpidas que siempre beneficiaran a los poderosos y que perjudicaran nuestra libertad de expresión en todos los ámbitos de nuestra existencia, nos tienen tan manipulados, un ejemplo de ello son las noticias, la tv es una mentira más, la publicidad nos quiere mostrar un mundo de lujos y bienes, como si se tratara de tener muchas cosas para ser felices, PATRAÑAS! ¿Cómo vamos a ser libres en un mundo en el que estamos manipulados, dominados, manejados y oprimidos? Toda nuestra vida esta fríamente planificada, nacer, estudiar, trabajar y morir trabajando.Sinceramente quiero hacer de mi vida algo más que eso, hacer pequeñas cosas para cambiar lo que tanto critico, servir de algo más que para trabajar siendo una explotada más por este maldito sistema del que se enriquecen los poderosos y se empobrecen la mayoría del pueblo. ¡DESPERTEMOS!, no somos para nada seres libres. ¿Libres en qué?, para elegir si queremos endeudarnos a las Multinacionales, ¿Libres para ver si queremos pagar nuestros nuevo plasma en 3 o 5 cuotas? Estimados eso para mí no es libertad. Aunque muchos digan “no cambiaras nada, nadie lo ha hecho” o “no vale la pena, estas sembrando en el mar”, prefiero tratar de vivir con estos ideales, prefiero morir buscándola, en un mundo en donde todos se dicen libres y ningún ser miserable lo es. Los invito a que día a día busquemos esta libertad que nos han robado, a que seamos más y más los que caminemos en esa dirección.

Escrito por Encapuchada del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *