Bolivia: Reivindicación de ataque explosivo a automotora en La Paz

Comunicado:
“En una sociedad que ha destruido cualquier posible aventura, la única aventura posible es destruir esta (la) sociedad.”

El capital es global, se expande por sobre todo el planeta, y si alguna vez existió un afuera, ya no queda hoy la más remota posibilidad de algún intento de autoexilio, más que el de la apatía y el de la resignación. Claro está que la extensión del capital no puede ser reducida a una mera cuestión geográfica o a su comprensión territorial, sino que su generalización viene dada, sobre todo, también por su representación y reproducción en cada aspecto de la “vida” o en su constreñimiento (coerción) , en cada relación de humanxs entre sí, o en cada relación de humanxs con su entorno y/u otras especies el capital está presente (es consumado) como causa y como efecto, a la vez, ya sea de manera ideológica y/o material. El Capital y el Estado dentro del proceso/progreso de la civilización es la confluencia y apogeo de todos los sistemas de opresión, dominación y explotación, en él se han perfeccionado, adaptado e integrado, y el escenario histórico e indisociable de todas estas formas de autoridad (de clase, género, raza, especie, etc.) no ha sido, ni será otro que la sociedad.

Con el comienzo de la civilización, es decir, desde la formación de las primeras sociedades, cuando la violencia se organizo y sistematizo, deben haber comenzado las primeras experiencias de resistencia e insumisión. Junto con el desarrollo de la historia “universal/oficial” que sirve al poder como elemento normalizador, de control social y propagandístico, hay una memoria, una historia que crece (en la medida en que nosotrxs mismxs nos hacemos cargo de ella) y se pretende acallar, pues es una historia viva, de acción que no es neutra, sino que sirve de herramienta de análisis y aprendizaje, que alienta y motiva a lxs que aborrecen, pues ven/sienten las inherentes dinámicas de autoridad y domesticación que pretenden ocultar el progreso y la democracia, a lxs que cuestionan esta realidad y no sobreviven en la inercia del trabajo y el consumo, a lxs que no toleran la violencia cotidiana del sistema y entienden la validez, necesidad y hasta urgencia de una violencia liberadora contra la violencia hegemónica del Poder. Siempre ha sido, y seguirá siendo, peligroso para quienes perpetuán las actuales condiciones de subsistencia, aquellxs rebeldes que persisten en propagar ideas y prácticas que cuestionan, niegan y destruyen esta realidad.

Estamos por todas partes, mientras el capital seguirá difundiéndose por los rincones más profundos del mundo, nosotrxs lo golpearemos. En efecto, mientras lxs dueñxs de empresas multinacionales pueden explotar seres vivxs y destruir la naturaleza sin que sus cuerpos estén presentes, nosotrxs también podemos atacar directamente a sus intereses. Nuestra lucha es internacional, nos nutrimos de experiencias pasadas de todas partes del mundo, y hoy no nos quedaremos indiferentes a lo que pasa en otras tierras, ya sea cuando encierran a nuestrxs compañerxs en Grecia, Cataluña, Italia, Chile, Indonesia, o cuando matan a centenares de presxs en Honduras.

Del mismo modo rechazamos con profundo asco las elecciones llevadas a cabo en Francia la semana pasada (y las que vendrán en cualquier parte) cuando lxs ciudadanxs fueron a votar por el candidato socialista, sintiéndose parte de los grandes “procesos de cambio”, pero, en realidad el hecho de ir a votar solo refleja la voluntad de perpetuar las relaciones de explotación/dominación. La democracia es la ilusión con la que lxs ciudadanxs pueden sentirse incluidxs en los asuntos políticos, pero manteniendo las lógicas de poder y de delegación intactas. Estas constataciones no son nuevas, y si lxs ciudadanxs siguen votando y “viviendo democráticamente” es porque, para ellxs les resulta mucho más cómodo seguir reproduciendo estas relaciones de poder; aunque, en tal sentido ellxs se “auto explotan”, desresponsabilizandose y encargando su vida a la burocracia e instituciones del Poder.

En tal sentido, asumirnos como anarquistas es comenzar una revuelta individual, es cuestionar y reconocer los distintos aspectos cotidianos, sutiles o evidentes, que nos oprimen y actuar para destruirlos, es entrar en tensión y atacar la realidad que nos rodea, con lo que tengamos a mano, pues no nos quedan más opciones que asumirnos en guerra contra la sociedad o dejar que todo siga igual. Como anarquistas en guerra asumimos el deseo y la necesidad de generar situaciones que tensionen e interrumpan la aburrida y agobiante normalidad del poder, de reivindicar y propagar nuestros valores y posiciones como el internacionalismo y la solidaridad revolucionaria, sin pretender construir masas “concientizadas”, ni reformar o mejorar esta realidad, sino que con nuestrxs afines atacarla permanentemente desde todas las trincheras que nuestra imaginación nos permita crear.

Reivindicamos hoy, el ataque con un artefacto explosivo compuesto por dos cartuchos de dinamita, mecha e iniciación química a la automotora imcruz importadora de autos franceses Renault, situado en la avenida 20 de octubre en la ciudad de La Paz, Bolivia.

Con esta acción queremos mandar un saludo caloroso y fraterno a lxs compañerxs miembrxs de la ORCCF: christos y Gerasimos Tsakalos, Paniagotis Agirou, Haris Hadzmihelakis, Damiano Bolano, Giorgos Polydoros, Giorgos y Mihalis Nikolopoulos, Olga Ikonominou y a lxs anarquista Theodoro Mavropoulos y Rami Siriano presxs en las cárceles de Grecia. Fuerza también para la compañera Stella Antoniou!
No nos olvidamos de saludar al compañero Luciano Pitronello y lxs rebeldes en Perú, Chile, Indonesia, Cataluña e Italia.

Célula Anárquica por la Solidaridad Revolucionaria
FAI/FRI Bolivia

.:Noticia desde la prensa:.

Extraído desde: Liberación Total

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *