Archivos de la categoría Especismo

>Somos parte del motor que hace funcionar al sistema especista

>

¿Por qué lo somos, si yo y muchos de los que leen esto no consumen productos de origen animal? Respecto a la interrogante que salta a continuación del titulo de este texto, se pueden expresar distintos puntos de vistas, todos son validos, pero el que pretendemos manifestar aquí, es el hecho de que aunque no consumamos lo que las industrias especistas ofrecen, con la sola aceptación de leyes que suponen “defender” a los animales estamos participando y validando el mismo sistema que los asesina segundo a segundo. Es muy probable que te preguntes el como luchar por la liberación animal si no recurres a cambios de tipo legislativos para está y la respuesta la encuentras en la misma pregunta, y es que si tu interés es en una lucha libertaria (no reformista ni bienestarista) por las demás especies, entenderás que para la manoseada “liberación animal” no se necesita recurrir a cambios legislativos sino a un cambio de conciencia colectiva, el que suponemos le pondrá fin a la esclavitud animal.Plantearé un ejemplo, creo que entre la legalidad e ilegalidad de las corridas de toros, no ayuda ni hace la diferencia en nada a la lucha por la liberación animal, ya que si nuestro interés fue reformar leyes para prohibir el asesinato de animales cuando hay gran parte de una sociedad en contra, nuestra lucha ocupo los mismos medios y formas que usan los dueños de las carnicerías y quienes patrocinan las corridas de toros.
Creo que para hacer de la liberación animal, más que una palabra cliché, debemos hacer de nuestras vidas una protesta al sistema y no a sus esclavos (animales humanos), debemos llegar a la sociedad especista y hacerlos entender por medio de respeto y principios liberadores que los animales son más que un plato de comida, son más que una vestimenta, son más que un “objeto” de entretención, son seres que sienten igual que nosotros. Y si nuestro trabajo es comprometido y no se recurre a el solamente los fin de semana para tener la excusa de ir al centro a gritar como actualmente sucede, el cambio no legislativo sino social pronto llegará y la esclavitud animal poco a poco ira dando paso a la libertad tanto nuestra como de ellos.

Con este texto solo se busca expresar un punto de vista de los muchos que hay. No se pretende que este sea la verdad absoluta, por eso mismo te otorgamos siempre (en todos nuestros textos) el beneficio de la duda y la crítica.

>¿Navidad o Navi-Death?

>

Para esta fecha en donde se festeja la fiesta cristiana “Navidad”, no todos pueden disfrutar de un día en donde se le mal llama “celebrar”, consumir lo innecesario como lo esta haciendo gran parte de la sociedad que se siente obligada o presionada a gastar lo que no pueden gastar justificándolo como una forma de expresar “cariño”, todo esto sin pensar o cuestionar las consecuencias que estos actos impulsivos puedan traer. Pero para las demás especies, esas que no saben ni de regalos ni de dinero. La Navidad no significa alegría o celebración ni mucho menos una manifestación de “paz o amor”, ya que por causa de este “festejo”, millones de animales no-humanos son brutalmente asesinados en las granjas industriales. En este día multiplican lo que ellos llaman “trabajo” y que la sociedad llama “comida”.Muchas organizaciones de carácter ambientalistas o animalistas, se encuentran difundiendo campañas para disfrutar de una “Navidad” libre de productos de origen animal, en todo ámbito, ya sean en los regalos o en la alimentación. Esto es totalmente valido pero desde El Activista creemos que la solución no radica ahí, sino en simplemente olvidar este tipo de fiestas que solo hacen que se marquen más; expresiones de desigualdad y especismo. En vez de interesarnos en que nos va llegar a la noche, pasemos este día en compañía de amigos (ya sean humanos o no-humanos) y hagamos de esto un día de reflexión para un próximo año de lucha que nos viene.

>De animales no-humanos, humanos y máquinas de jerarquización

>

“No somos ángeles ni computadoras, sino animales. (…) Por eso nuestra celebración de los animales es una autocelebración. Y nuestra conciencia animalista es un componente esencial de nuestra propia autoconciencia.” Jesús Mosterín

La frase anterior, tomada del filósofo animalista Jesús Mosterín, no fue puesta allí como expresión de elegancia en la escritura (elemento probablemente ausente en este texto). Antes bien, traigo a colación esas palabras iniciales porque son capaces de cuestionar una idea que se ha naturalizado, la de que existe una radical división entre “lo humano” y “lo animal”. Así pues, sostendré que tal división es producto de la construcción simbólica de la superioridad humana ligada a una máquina de jerarquización concreta (fundada, como toda máquina de jerarquización, en relaciones de poder).

Escribo en medio, y a propósito, de dos sucesos importantes: 1) la muerte de “Sacha” -perra entrenada en la búsqueda de explosivos y minas antipersonales- durante la “Operación Sodoma” en donde fue asesinado el guerrillero de las FARC Víctor Julio Suárez Rojas o “Jorge Briceño”, más conocido como el “Mono Jojoy”. Y 2) la celebración antecedente del “día mundial de los animales”. Es decir, me ubico en el contexto de guerra que nos incumbe directa o indirectamente, querámoslo o no, a quienes (pero no solo a quienes) habitamos ese espacio económico, político, social y cultural al que han decidido llamar arbitrariamente Colombia. Asimismo, me sitúo como alguien que celebra y respeta profundamente la miríada de singularidades que constituyen los animales no-humanos.

El “día mundial de los animales” remite comúnmente a Florencia, Italia, lugar donde se reunieron un conjunto de ecologistas durante una convención, efectuada en 1931, que dio pie para la celebración que se repetiría anualmente e impulsaría eventos alrededor del globo cada 29 de abril. No obstante, originalmente el día de la festividad era el 4 de octubre: día de San Francisco de Asís, “patrono” de “los animales y el medio ambiente”. Hoy por hoy, el 4 y el 29, muchas comunidades religiosas, y principalmente las católicas, destinan un tiempo para la “bendición de los animales”.

No solo el 4 tiene ecos en el 29, la “Edad Media” de Francisco de Asís tiene “ecos” en la “Modernidad” o “Postmodernidad” (para quienes gusten del término). Ya que precisamente en esa “época oscura” y aparentemente lejana fue donde emergieron con fuerza las grandes preocupaciones por establecer los límites entre “el hombre” -como sinónimo de “lo humano”- y “el animal”. Para ese entonces el discurso hegemónico entendía “lo humano” como un compuesto de alma y cuerpo, el alma vendría a ser la mejor parte puesto que llevaba la impronta de Dios. Consecuentemente, el hombre era hombre en virtud de su alma racional, de la racionalidad con la que dominaba su cuerpo y entorno. “El animal”, de forma opuesta, se mostraba incapaz de autocontrol. La conclusión era obvia: unos se hallaban fabricados y fabricadas para gobernar y otros para ser gobernados.

El discurso dualista alma racional/cuerpo y gobernante/gobernado, se prolongará hasta nuestros días filtrado por el pensamiento cartesiano y por mil y una teorías científicas o no. Incluso ante la ruptura radical que supone el trabajo de Darwin. La “cultura”, el “lenguaje”, la “racionalidad” en sus diferentes empaques, etcétera, jugarán el papel de las cualidades divinas que nos posicionan por encima de “lo animal”. Este discurso no pone sencillamente de manifiesto capacidades diferentes sino que, antes bien, intencionalmente o no, selecciona unas cuantas y les otorga la fuerza capaz de reproducir relaciones de dominación. La competencia interespecífica, la cadena trófica, etcétera, en tanto naturalizaciones esencialistas (pasando por alto los comportamientos cooperativos, los elementos comunes, entre otras cosas) integrarán igualmente ese mundo simbólico destinado a perpetuar constantemente relaciones de poder. “Los animales”, desde la perspectiva de la dominación, deberán por su naturaleza ser nuestro alimento, vestimenta, entretenimiento… ser nuestros esclavos y esclavas .

Teniendo en cuenta lo dicho, la muerte de “Sacha” no nos parece extraña, y aunque muchas personas expresen su sentimiento de pesar, éste no logra romper con la maraña simbólica. “Sacha” es claramente una víctima, una víctima de conocimiento público, sin embargo, hay otras víctimas animales-no-humanas de la guerra y la industria militar en todo el mundo. Al igual que “Sacha”, ellas son obligadas a experimentar horrores que les deberían ser ajenos: minas, explosivos de diversa índole, ataques a zonas concretas, abandono en entornos post-bélicos, experimentos en sus cuerpos con fines de desarrollo de nuevas armas, “animales-bomba”, animales-no-humanos usados como recursos en general, animales-no-humanos asesinados con el fin de entrenar a cirujanos de guerra, y la lista sigue.

La construcción simbólica de la superioridad humana, a su vez, tiene lugar en una compleja máquina de jerarquización cuya cúspide es ocupada por “lo humano”, luego viene “lo animal” compuesto por “animales de compañía”, en peligro de extinción, “silvestres”, “de consumo” y finalizando en los invertebrados. Este tipo de máquinas funcionan sobre la base de garantizar los intereses de quienes ocupan la punta y, básicamente, permiten que unos actúen para otros u otras y no para ellos mismos y ellas mismas. Podemos citar otras máquinas de jerarquización ya no instituidas sobre la “especie” sino sobre la “raza”, el “sexo”, la “clase social”, etcétera. El patrón fundacional es el mismo: el poder, el trato de otro u otra como un medio y no como un fin en sí mismo, la satisfacción de unos intereses a costa de los de los otros y otras. Análogamente, el componente simbólico conduce al lugar de la naturalización de las relaciones: “los animales deben ser comidos, deben ser domados”, “las mujeres están hechas para parir, criar y dedicarse a las labores del hogar”…En el escenario planteado -y teniendo en cuenta que las máquinas sostienen relaciones entre ellas para crear realidades ultra-complejas (no es azaroso que el mundo “esté diseñado” para “humanos machos blancos de clase alta”)- lo mejor que podemos hacer es luchar por la ABOLICIÓN de las jerarquizaciones en todas sus formas. Así como, por ejemplo, el “día del trabajo” deberá reivindicar el fin del trabajo alienado y de las clases sociales, en el día mundial de los animales-no-humanos se deberán escuchar gritos de rabia y esperanza por la total abolición de la esclavitud y subordinación animal no-humana. Ese, en mi opinión, es el camino que nos garantizará realmente que seres como “Sacha” no mueran en medio de millones de guerras que tienen sus orígenes no solo en las desigualdades de clase social, sino en todas las demás relaciones de dominación, exclusión y opresión que inundan el planeta entero.

Texto de origen externo escrito por Iván Darío Ávila Gaitán e incorporado al Activista (No es el autor) por uno de sus administradores.

>Granjas Industriales

>

Las granjas industriales es uno de los métodos mas crueles de crianza de animales, pero su rentabilidad es lo que las hace “populares”. Hoy día todos los animales muertos consumidos por la gente habitan granjas industriales donde gallinas y pollos sufren terriblemente al cortarles el pico con una navaja ardiente; a los cerdos se les corta la cola y los dientes; a las reses y cerdos machos se les castra, y no olvidemos que todo esto sin anestesia.
Para que los animales engorden rápidamente para que las personas se los coman o produzcan mayor cantidad de leche o huevos, estos son inyectados con hormonas y antibióticos, lo que hace que su corazón y patas no resista su peso, causando invalidez y muerte.
Las gallinas son divididas en ponedoras y pollos de engorda, donde luego serán enjauladas de 5 o 6 en pequeñas jaulas metálicas donde no podrán moverse, estando siempre en lugares oscuros.
Los animales que más sufren el cruel encierro y las privaciones son los novillos, cría macho de las vacas lecheras, criados para el consumo de carne de ternero. Luego de que son separados de sus madres, tan sólo algunos días de su nacimiento, se los encadena en establos con pisos de listones que les causan severos dolores en las patas y en las articulaciones. Puesto que la leche de su madre es utilizada para el consumo humano, se los alimenta con un sustituto de la leche que contiene hormonas, pero carece de hierro. Esto les produce una anemia que mantiene su carne tierna y de un color pálido pero los deja muy débiles.
Son sacrificados con solo 16 semanas de vida, por lo general ya están muy enfermos o lisiados para caminar.
Para que los animales puedan ser transportados al matadero, son obligados a subir a camiones donde viajaran por muchas horas hacinados, para llegar a un lugar donde serán colgados desde sus patas boca abajo, para ser degollados o golpeados hasta la muerte.
Pollos y cerdos son lanzados a tanques con agua hirviendo para quitarles la piel, estando aun concientes.
Los peces no son una excepción del dolor causado por humanos, estos al ser pescados padecen una descompresión dolora que hace que les estallen los ojos y las viseras. Pueden agonizar por varios minutos, pero varios son trozados o procesados estando vivos.
Este tipo de granjas (industriales), son altamente nocivas para el medio ambiente, ya que los desechos de los animales contaminan las aguas y el subsuelo.
Además sin dejar de lado que es una de las que tiene un alto consumo de recursos para alimentar a pocas personas omnívora.El comer carne también es peligroso para la salud de consumidor. Bien se sabe que la carne contiene altos índices de grasas y colesterol. Y quien consume productos animales tiende a tener mayor probabilidad de padecer enfermedades cardiacas, o algún tipo de cáncer. Pero también de padecer otras enfermedades como la obesidad, artritis, diabetes, o problemas digestivos y respiratorios.

>Las peleas de toros toman popularidad en Japón

>

Mientras el Cataluña prohíbe las corridas de toros, las “fiestas” taurinas de “tsuno-tsuki” como se les llama a las peleas de toros en Japón, esta ganando popularidad en el país asiático. A diferencia de España donde las peleas de toros están bajo la fuerte presión de grupos activistas y ahora por políticos contra la crueldad animal.
En Japón, esto transcurre entre dos toros y termina pocos minutos antes de que se derrame sangre.
Foto: plena pelea de toros en Japón
La pelea comienza cuando 20 separadores de toros “seko” guían a los animales mientras se enfrentan en un cuadrilátero, estos lacean a los toros por sus patas traseras con una cuerda y las separan, a menudo arriesgando sus vidas. Los seko son los encargados de que el combate se haga dinámico y dramático.

Las peleas de otros o “Tsuno-tski” se practican en todo Japón, con principales lugares como la isla de Okinawa, en el sur del país y esta crueldad ha sido nombrada “característica cultural importante” por el gobierno japonés en 1978.