Archivo diario: abril 21, 2011

Walter Bond se enfrenta más cargos en la cárcel de Utah

Después de recibir una condena de cinco años por incendiar el almacén de la fábrica de piel de oveja en Denver, Walter Bond llegó a Utah la semana pasada para enfrentar más cargos por incendios provocados reclamados por Animal Liberation Front-Lone Wolf.

Bond pasó semanas en tránsito. Como se informó en Green Is The New Red, gran parte del tiempo Bond esta en solitario, pues esta clasificado como parte de un “grupo que amenaza la seguridad”. Bond estuvo un tiempo en las cárceles de Oklahoma y Nevada, antes de llegar la semana pasada en Farmington, Utah. Está detenido en la misma cárcel donde Alex Hall y William Viehl (presos del FLA) pasaron la mayor parte de su encarcelamiento.
Sigue leyendo

Libro: Encendiendo la llama del ecologismo revolucionario

El ecologismo revolucionario rechaza la idea de que el ser humano es el centro del universo, y en su lugar sitúa a la naturaleza. Acepta que la Tierra no nos pertenece sino que somos una parte de ella, una especie más de entre las muchas que habitan el planeta, ni superior ni inferior a las demás.

El movimiento ecologista revolucionario acepta para defender a la Tierra un abanico de estrategias que no necesariamente tiene porqué ser aceptado en el ámbito legal, ya que considera que las leyes están de parte de los destructores de la Tierra y de los explotadores de sus habitantes. Sigue leyendo

>Sobre el consumismo de Semana Santa

>

En está semana miles de católicos conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Jesús, la cual denominan anualmente como “Semana santa”. Esta semana se caracteriza por un sin fin de actividades de tipo religiosas. Una de ellas y en la cual me centrare, es en la tradición de no comer carnes rojas durante dichos días. Esta creencia casi “impuesta” por la iglesia católica y aceptada por sus fieles es casi una estrategia comercial, ya que, sustituyen la carne roja por el consumo desenfrenado de mariscos y pescados, como si para ser un “buen católico” esto fuera una obligación. En estas fechas es cuando más crece la demanda en la industria de mariscos y productos del mar, por lo cual también se saca provecho de estas fechas, ya que los precios suben considerable y sorprendentemente. A su vez, durante el pasar de los años la publicidad y el sistema capitalista también han sacado provecho de esta festividad católica, pues han creado al famoso “conejito de pascua”, que esconde y “regala” a los niños y niñas huevitos de chocolate que conmemoran el domingo de resurrección. Es así, como por estos días podemos ver a centenares de creyentes atochando supermercados y ferias para comprar y abastecerse de pescados y mariscos que siempre han existido, pero que milagrosamente aumentan su consumo por este tipo de festividades que más que mal solo benefician a los grandes comerciantes y a las grandes industrias y a su vez, endeudan más y más a los católicos. Más aun lo es el tema del “conejito de pascua” que solo ha sido inventado y creado para establecer una nueva fecha en el calendario consumista, como pasa por ejemplo, con el día de la madre, del padre, entre otros inventos que el sistema capitalista nos ha impuesto.

Así es como veo con impotencia que millones de familias giran en torno a esta conmemoración que se dice religiosa, pero que poco y nada tiene de ello, sino que más de consumista, en donde miles de niños y niñas exigen a sus padres que les compren esos huevitos y conejitos de chocolates que tanta cabida se da en estas fechas en la televisión y en la publicidad.

Personalmente no tengo ninguna creencia religiosa, pero respeto cada una de ellas, pues no soy nadie para juzgar que es lo que existe y no. Pero lo que sí, es que debemos tomar real conciencia de que el consumismo se está apoderando de todo esto y suena hasta gracioso que para ser un “mejor” creyente se deban endeudar comprando estos tan caros productos y creyendo que no comer carne, implica si comer pescados, siendo eso una farsa ya que el pescado al igual que un pollo o cerdo también es un tipo de carne. Este tipo de creencias tan arraigados en nuestra sociedad, ciegan aún más a las personas a consumir productos innecesarios y de una manera completamente desmedida, como si por no comer uno o dos días carne se fueran a morir de hambre y por eso el absurdo sobre abastecimiento.

Por todo esto llamamos a entender, comprender, criticar y reflexionar más sobre este tipo de creencias que solo logran esclavizarnos más a un estúpido sistema que solo nos mira con ojos de “ciegos consumidores”, quienes no piensan nada y solo se dejan llevar por lo que dice la televisión, la publicidad y la iglesia. Por lo demás no solo debiese cuestionarse el consumo de carne roja en semana santa, sino el consumo de todas las carnes durante todo el año, ya que debemos comprender que los animales no son propiedad y que ellos merecen ser libres al igual que nosotros (entendiendo que somos animales), quienes debemos comenzar de una vez por todas a pensar por nosotros mismos y no dejarnos llevar por estas fechas que solo nos ciegan más ante el absurdo consumismo esclavista.