Archivo diario: febrero 28, 2012

No queremos la revolución de los trabajadores, queremos la revolución de los individuos

Partamos del principio de que el que no ejerce el medio de la acción directa de uno u otro modo está realmente cómodo con la situación en la que vive y tiene miedo de perder su miserable vida de espíritu siervo es decir que cuando un trabajador no actúa contra su miseria, se revela y por ultimo empieza a atacar al sistema que le somete y todo lo que hace es esperar a que sus acciones sean aplaudidas por una masa deforme y manipulada que supuestamente quiere hacer una revolución, está dejando que su percepción individual del mundo sea manejada por un partido o por una serie de personas que dicen ser los ordenadores sociales de la revolución, que les marcan unas directrices morales que muchos de ellos no rompen por cuestiones históricas y de principios por los fines que quieren alcanzar con dicha revolución llámeseles poder, tierra, sociabilidad de los medios de producción, etc. Las condiciones en las que entra el trabajador como individuo a tomar parte dentro de la discusión es fundamental, ya que éste no mira la infinidad de opciones y de formas de pensar con las cuales le puede dar una explicación a su vida de una manera más coherente que con la teoría de la lucha de clases, por tanto esta teoría se le convierte en una creencia y parece que nunca hubiera salido del cristianismo y que realmente no poseyera un espíritu crítico el cual es el punto fundamental en el cual se debe fundamentar el análisis de las situaciones que rodean al individuo.
Sigue leyendo

Que es un lugar vacío sino una oportunidad…

Un lugar recientemente abandonado por una O.N.G., donde antes había niños encerrados, niños que vivían ahí sin un patio o la sanidad necesaria fue tomado por nosotros para darle vida, pero no cualquier vida. Lo que nosotros llamamos vivir dista mucho del ideal que propagan los políticos, está muy alejado del ideal de vida capitalista que ofrecen los ricos y que todos sus sostenedores se empecinan a mantener.
Sigue leyendo