Libro: Cómo la No Violencia protege al Estado

Titulo original: Cómo la No Violencia protege al Estado
Autor: Peter Gelderloos

“Estoy profundamente agradecido a Peter Gelderloos por haber tenido el coraje de mostrar el culto al pacifismo como lo que es: un aliado racista y patriarcal del poder estatal. ‘Cómo la no violencia protege al Estado” es un libro necesario sobre un tema necesario también: cómo podemos resistir». -Derrick Jensen, autor, junto a George Draffan, de ‘Bienvenidos a la máquina” (ed. Klinamen y la Cizalla Ácrata)

LECTURA ONLINE
DESCARGAR

Una respuesta a “Libro: Cómo la No Violencia protege al Estado

  1. ‎”Un buen caso a estudiar respecto a la eficacia o la ineficacia de las
    protestas no violentas se puede ver en la implicación española(…)
    … Aznar y su partido perdieron en las elecciones, y los socialistas, el mayor partido con una plat…aforma anti-guerra”pág 29 (o 32 en la numeración lateral). El autor considera en su reflexión que no fueron las movilizaciones ciudadanas las que provocaron el cambio de gobierno, sino los atentados. Se olvida de que uno de los motivos además de los citados fue como se gestionó la información sobre la responsabilidad de dichos atentados (Atribuyendo a ETA la responsabilidad inicial) y como pudo esto influir en la decisión de voto. (unos mots no tiene porque excluir otros sino que forman parte deun contexto de desarrollo de acontecimientos, sería inesacto coger solo aquellos que refuerzan nuestros argumentos, obviando el resto).Después de leer el primer capitulo encuentro que el objetivo del autor es mas descalificar lo que denomina “mov. pacifista” (al que considera mas pasivo que pacifista, con lo que cae, a mi entender en una visón subjetiva y que se aleja de lo mas imp. de todo ensayo : Una hipótesis de trabajo no puede caer en un juicio de intenciones)que argumentar contra el verdadero problema, cosa común por otro lado en los defectos de los mov. denomindados de izda;y lo considera, a los mov de no-vilonecia, como adversario dentro del proceso de lucha revolucionaria (olvida que dentro del mov. pacifista o no violento confluye una mayor heterogeneidad de posturas que van desde las reformistas a las posibles revolucionarias, con lo cual el análisis queda en mi opinión cuando menos desequilibrado). La alusión al genocidio judio o la liberación de la India y su intento de desvirtuar la lucha no-violenta (es obvio que no solo fue lo queprodujo el cambio, el error está en quien sacraliza la no- violencia dotándola de una aureola de santidad judeocristiana…) parecce partir de una visión maniquea y publicitaria del concepto (creada si por la cultura de la élite como elemento de consumo de masa, pero para nada que ver con el activismo real).La no violencia es algo mucho mas comlejo que lo que considera el autor y no está desprovista de violencia, sufrida eso si, no provocada; olvida el autor el efecto que dichos actos tienen en la cultura democrática de una sociedad determinada (y claro que pueden ser escasos, insuficientes, o matizables, como es lógico pero nunca deseñables o ridiculizables, pues con esos argumentos, sin quererlo quizás, refuerza lo argumentos ultraliberales que los tacha de infantiles y coincide curiosamente con lo mismos, aspecto que a mí, en particular me generaria cierto desasosiego). Finalmente en la pág 35, o 38 del latera dicel:”Dándonos cuenta de que la no violencia en realidad nunca ha producido victorias que condujeran a objetivos revolucionarios, se abre la puerta para considerar seriamente otros fallos presentes en la no violencia” La pregunta podría ser. En la situación actual: ¿Que efectos tiene la violencia denominada “revolucionaria” en las sociedades (denominadas “democráticas”) donde se da?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *