Archivos de la categoría Análisis

>La bicicleta y el rol de los movimientos ciudadanos

>

Este último tiempo hemos sido testigos en Chile de una revitalización de las manifestaciones ciudadanas, sin precedentes desde la vuelta de la democracia. Las manifestaciones convocadas por los estudiantes son las que sin duda más fuerza han desplegado, aunque también están los movimientos de rechazo al proyecto Hidroaysén, las demandas de los pueblos originarios, la comunidad homosexual, etc. Una de las cosas que más fuertemente ha llamado la atención de estos movimientos es el despliegue creativo para cautivar y mantener el interés de la ciudadanía y los medios de comunicación.

¿Qué rol podrían jugar los movimientos ciudadanos en el fomento de la bicicleta en nuestro país? Un breve repaso histórico entre movimientos sociales y bicicleta podría darnos algunas pistas.

Tanto en Estados Unidos como en Europa los movimientos sociales movilizados por la “causa” bicicleta cobran fuerza durante los años 60 y 70, luego de un período de incontestable dominio del automóvil. En diferentes países, grupos organizados buscan maneras de rehabilitar el lugar de la bicicleta en la urbe después de años de olvido, elaborando sofisticadas estrategias de concientización del uso de ésta tecnología de transporte.

Veamos algunos casos emblemáticos

Uno de los movimientos pioneros es el de los “provos” holandeses, encabezado por estudiantes en Ámsterdam de los años 60. Contemporáneos al grupo de los situacionistas en París, y fuertemente influenciados por las ideas de Herbert Marcuse contra el capitalismo, lanzaron el concepto de bicicletas públicas (invadir la ciudad con “bicicletas blancas” o “White Bikes”) como un gesto de denuncia al uso del automóvil privado y como proposición de una visión alternativa de organizar la vida en la ciudad. La idea era que las bicicletas estuviesen repartidas por toda la ciudad a libre disposición de cualquier persona, volviéndose el primer sistema de bicicleta públicas totalmente gratuito. Se trataba de un programa político abiertamente “anti-establishment” y de denuncia al modelo de desarrollo imperante.

Este experimento de utopismo y civismo radical no tuvo buen final. Al poco tiempo de puesta en marcha, se acusó al programa de fomentar la incivilidad y se prohibió el programa.

Actualmente la idea de bicicletas públicas se globalizó, y se encuentra disgregado en ciudades de todo el mundo (Viena, Berlín, Bruselas, Sevilla, Dublín, Barcelona, París, etc.), pero ahora bajo la gestión de empresas privadas. El desplazamiento es claro: de una idea rebelde y contestataria en los años 60, hoy las bicis públicas pasaron a ser un must para las ciudades que desean inscribirse en la llamada “cultura verde”. Como ha sido señalado por Luc Boltanski y Eve Chiapello en su libro el “Nuevo Espíritu del capitalismo”, el gran dinamismo del capitalismo contemporáneo reposa precisamente en esa capacidad de hacer suya parte importante de los valores e ideologías en nombre de los cuales era criticado y acusado.

Programa White Bikes de los provos

Otro caso importante se llevo a cabo en la ciudad canadiense de Montreal, durante los años 70, y conocido bajo el nombre de MAB (Monde A bicyclette). Es gracias principalmente a los métodos creativos desplegados para sensibilizar a las autoridades y población en general, que este colectivo ganó un rápido reconocimiento internacional, transformándose un ícono dentro de los movimientos de ciclistas.

El objetivo de MAB era simple, pero al mismo tiempo extremadamente revolucionario: arrebatarle al auto – en una época donde era sueño de muchos – espacio para permitir la circulación de la bicicleta. A diferencia de los “provos” holandeses que focalizaron su protesta contra el uso del automóvil, la lucha de MAB era por el espacio, o más bien, por la democratización en sus formas de uso. Es la injusticia espacial lo que querían instalar sobre la agenda política de la ciudad.

Esta reivindicación por el territorio se llevo a cabo siguiendo la misma lógica mediática y lúdica que presenciamos con las reivindicaciones estudiantiles de este último tiempo en Santiago , con esos espectaculares “thriller”, “besatones masivos”, “playas en el centro de Santiago”, etc. Como lo señala Claire Morissette en su libro “Deux roues, un avenir”, el colectivo MAB se basó en un “programa teatral”, con escenificaciones finamente orquestadas que buscaban la legítima ocupación del espacio público, permitiendo la circulación de un objeto (la bici) mucho más frágil que el auto.

MAB Montreal

Como lo muestra la imagen, una de sus acciones más conocidas que desarrolló este grupo es la “manifestación espacial”: instalaban, alrededor de la bicicletas, un armazón ocupando la misma superficie que un auto, y salían por las calles de Montreal a revindicar el derecho a un espacio, respetable, para los ciclistas. A través de este puesta en escena urbana se invitaba a la población a reflexionar sobre la manera de distribuir y producir los espacios en la ciudad.

Otra acción igualmente creativa de este movimiento fue pintar, clandestinamente, falsas ciclovías en la calles de la ciudad. Bajo el principio “do it yourself” y frente a la pasividad de la autoridad pública, una mañana Montreal amaneció con carriles exclusivos de bicicletas, lo que acaparó rápidamente la atención de la prensa y la curiosidad de los habitantes. Hoy Montreal cuenta con una red de ciclovías de más de 600 kilómetros.

¿Qué pueden hacer los movimientos ciclistas en Chile?

Estas acciones, que retrospectivamente pueden parecer “adolescentes” frente al saber técnico que requiere la administración urbana, resultan, no obstante, extremadamente pedagógicas a la hora de imaginar métodos para cambiar nuestras formas de convivencia en el espacio público.

Santiago, con una cultura automovilizada profundamente instalada y en continua expansión, empieza a mostrar esperanzadoras señales y una preocupación ciudadana cada vez mayor. En efecto, los esfuerzos por poner en la agenda pública la bicicleta como medio de transporte se han multiplicado, destacándose la labor de diversas organizaciones y colectivos como Ciudad Viva (encabezada por Lake Sagaris, quien ganó el premio al “Liderazgo en la Promoción del Ciclismo” en Velo-City-2011), Furiosos Ciclistas, RetroPedal, Arriba la Chancha, Bicicultura, Macleta, entre otros. La labor militante que han podido desplegar estos grupos ha sido esencial para llamar la atención de las autoridades (como la movilización de los “ciclistas desnudos” en Santiago) y sensibilizar a la población sobre los beneficios en salud, descontaminación, descongestión, etc. que aporta el uso de la bicicleta. Si queremos des-normalizar (en el sentido que no sea la única opción) el uso del auto, promoviendo una coexistencia pacífica con diferentes formas de movilidad (caminata, bicicleta, etc.), es imprescindible un trabajo ciudadano colaborativo orientado a mejorar y diversificar nuestras infraestructuras para una movilidad y ciudad más sustentable.

La necesidad de desarrollar una “contra-experticia”.

Pero es claro que no basta con la pura voluntad de salir a la calle ni sola la creatividad para defender la bicicleta. Efectivamente, si un giro importante se ha venido produciendo desde la década de los 90 en las diversas agrupaciones de ciclistas en el mundo, tiene que ver con el paso de un militantismo contestatario, a un militantismo de carácter más técnico. No se trata de acabar con las intervenciones urbanas que acabamos de describir, sino de complementar estas acciones lúdicas con el desarrollo de competencias y saberes específicos que permitan a los colectivos y organizaciones introducir la bicicleta en el corazón de las políticas urbanas.

El conocimiento de terreno, la confrontación permanente y cotidiana con los problemas de la calle (estacionamientos, ciclovías, robos, estado de pavimentos, luchas con otros medios de transporte, etc.) es el patrimonio que organizaciones ciclistas deben valorizar frente a las autoridades y tecnócratas del transporte. En el univero de la bicicleta no hay cartón académico que valga más que la experiencia de terreno. Los saberes de manuales de transporte nunca serán tan precisos e idiosincrásicos que los conocimientos locales, situados y vividos que puede tener un ciclista que hace todos los días el mismo trayecto para ir a su trabajo. No se trata de cuestionar el saber “científico”, sino más bien enriquecerlo y complementarlo a través de ese saber que proviene de la experiencia, esa experticia profana que un técnico-de-escritorio jamás podrá obtener. La noción de experto se relativiza, pues no se trata ahora solamente de aquél que adquiere los conocimientos a través de diplomas universitarios, sino también de aquel que se vuelve hábil por medio de la experiencia.

Un ejemplo: las autoridades de planificación y de transporte urbano de Paris convocan a representantes y agrupaciones de ciclistas para toda intervención ligada a la bicicleta, trasformándose en verdaderos co-constructores de las decisiones. Han abandonado la imagen de agrupaciones reacias y resistentes al diálogo, para volverse en intermediarios válidos para detectar las necesidades e inquietudes de los ciclistas en la ciudad. Esta dinámica colaborativa o “foro híbrido” entre autoridades y ciclistas ha sido posible, en gran medida, gracias a la legitimidad técnica que han ido ganando los movimientos de ciclistas, y el desarrollo de saberes producidos localmente. Han logrado desmarcarse de intereses partiditas particulares, y más que representantes de algún color político, se han transformado en portavoces de la bicicleta.

Importante señalar que este proceso que podríamos llamar de “equipamiento en competencias” (que puede manifestarse en la redacción de estudios, planes maestros, registros de experiencias, etc.) no debe comprenderse como una despolitización de la causa bicicleta. El trabajo de instalar un problema – como es el uso de la bicicleta – dentro de la agenda urbana de una ciudad, significa ciertamente un proceso de politización de la bicicleta, en el sentido de discutir y redefinir la noción misma de espacio y las formas legítimas de uso.

Frente a la crisis ecológica que vive Santiago (se encuentra entre las 10 ciudades del mundo con mayor concentración de esmog, y sus habitantes siguen prefiriendo el auto privado al uso del transporte público) se vuelve central el papel que puede cumplir la ciudadanía para presionar a las autoridades públicas. Pero las preocupaciones ecológicas no pueden esperarse desde el Estado únicamente, ellas necesitan de experimentaciones individuales y colectivas que contribuyan a cambiar nuestras prácticas.

Referencias.
Morissette, Claire (1994): Deux roues, un avenir (le vélo en ville), Les Editions Ecosociété, Montréal.

Lambert, Benoît. (2004), Cyclopolis, ville nouvelle : Contribution à l’histoire de l’écologie politique. Genève, Suisse, Éditeur Goerg, Collection Stratégies énergétiques

Boltanski, Luc & Chiapello, Eve (2002). El nuevo espíritu del capitalismo, Akal, Madrid

Por Martín Tironi, miembro Colectivo LaBici.
[Texto de origen externo]

>La necesidad de la acción directa en respuesta a nuestra esclavitud, el saqueo de la Tierra y la explotación animal

>

La acción directa y “violenta” (para algunos) se hace sumamente necesaria contra la esclavitud y la explotación que vivimos a diario siendo sometidos por un violento Estado basado en la desigualdad y una dictadura capitalista, pero aquella acción no solo debe responder a nuestras vidas de explotados, sino también al saqueo de la Tierra y a las torturas y matanzas que viven millones de animales en el mundo.La autoridad, en otras palabras, el Estado de la desigualdad y el modelo económico imperante capitalista cada segundo avanza más y más, destruyendo la Naturaleza, asesinando animales, esclavizando y matando a nuestro pueblo mediante métodos lentos como la pobreza o el trabajo enajenado o métodos rápidos como la represión y las cárceles que se le imponen al pueblo pobre y explotado del que somos parte.Nosotros, la clase baja, ya que aunque el poder intente hacer creer de una falsa clase media, la verdad es que todos somos pobres, solo que los mal llamados de la clase media tienen tarjetas de crédito que mediante deudas disfrazan su pobreza, por esto, la clase baja, somos violentamente explotados por el sistema de dominación burgués. Por ello se hace necesaria la acción defensiva, directa y revolucionaria contra el enemigo autoritario. Si bien la crítica, la reflexión es sumamente necesaria. Debemos ir más allá y transformar nuestros pensamientos en pólvora, utilizar todos los medios posibles contra la burguesía representada en empresas, bancos, partidos políticos u otras estructuras capitalistas de control y dominación violenta.
“El pacifista necesita al rebelde que no pone la otra mejilla cuando lo abofetean, y el rebelde necesita al pacifista para comprender el mundo futuro que desea.” (Severino Di Giovanni – obrero y militante anarquista)

Como lo hemos afirmado en textos anteriores, entendemos que el pacifismo y las predicas de paz son solo bellas en el discurso porque en la práctica no hacen más que validar la violencia y explotación del Estado, además que dichas formas de “protesta” siempre plantearan reformas que no cambiarán la raíz de todas las problemáticas sociales.

Apostamos por la acción directa y revolucionaria (la que la televisión al servicio del poder llama “violenta”) porque nos aburrimos de poner la otra mejilla cuando el sistema represor y terrorista nos golpea, pero si no hay suficientes personas dispuestas a la acción muchas veces individual y anónima, el sistema y sus instituciones de explotación seguirán avanzando por toda la Tierra. Por ello es momento de fabricar bombas, sabotear y destruir toda forma de estructura capitalista que le dan vida a nuestras cadenas, es momento de la rebelión de los oprimidos, de encenderle fuego al capital, todo con el fin de construir un mundo libre, donde haya igualdad, donde haya alegría, donde no hayan amos ni patrones a los que someternos, donde no hayan pobres ni ricos, donde haya comida para todos, donde haya solidaridad, apoyo mutuo y por sobre todas las cosas autonomía y respeto por los demás. Pero para ello debemos entender que estamos en guerra contra quienes fabricaron el sistema, contra la burguesía y por esto mismo debemos plantearnos la lucha y llevarla a la práctica tanto en la organización y la conciencia colectiva en nuestros trabajos, nuestros colegios, nuestras universidades, en las calles, como en las noches donde la acción individual y revolucionaria llevará a las ruinas el sistema dominante.

“Ármate y se violento, hermosamente violento, hasta que todo reviente. Porque recuerda que cualquier acción violenta contra estos promotores de desigualdad, esta plenamente justificada por los siglos de infinita violencia a la que nos han sometido… Ármate y combate el terrorismo, quema, conspira, sabotea y se violento, hermosamente violento, naturalmente violento, libremente violento…” (Mauricio Morales)

>Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos

>

(“Para comenzar este texto quiero aclarar que en el, no pretendo decir la verdad, ni menos buscarla, sólo es una humilde opinión de un individuo equis que no es ni mejor, ni peor que tú”).

Estos últimos meses tanto en Chile como en otros países del mundo, han crecido considerablemente las manifestaciones sociales, ya sea, en solidaridad con los presxs políticos, con los pueblos originarios, contra los Transgénicos, Hidroaysén, movimientos estudiantiles, entre muchos otros. Miles de personas en cada rincón del país han salido a la calle a gritar y a demostrar su rabia y descontento ante lo que estamos viviendo. Todos lo han manifestado de diversas formas, algunos de forma pacífica, otros de forma violenta. A raíz de esto, se ha criticado cuál de esta es más, o menos aceptable y muchos han criticado la forma de actuar de ciertos grupos denominándolos “violentistas”. Considero que ambas formas de lucha son validas, respetables y legítimas.La violencia es totalmente legítima, no hay que expresarla, refleja la rabia, los arrebatos, las penas, las impotencias y el odio. Ante un sistema impuesto y represivo en donde ellos utilizan su violencia para aterrorizarnos día a día, haciéndonos creer que otra realidad no es posible, que no existe nada mejor, que es “natural” este estado de las cosas y que esta es la mejor vida a la cual podemos “acceder”, nos hacen pensar que debemos adaptarnos y resignarnos a vivir como ellos quieren ,haciendo, viendo, comiendo, usando, pensando, hablando y actuando como ellos quieren que lo hagamos, y a su vez haciéndonos entender que no encajar, no está permitido. La violencia es legítima, porque ellos han utilizado a su beneficio la fuerza a diestra y siniestra, durante años han matado, torturado y asesinado a millares de obrerxs, mapuches y jóvenes por el único hecho de luchar y pensar distinto. Hoy la fuerza es soberana, esto queda al descubierto cuando el gobierno abusa del pueblo sin otra arma que la represión y la fuerza, por ende, a la fuerza no se la domina con razones: a la fuerza se la domina con la fuerza. El derecho de rebelión es imprescindible, es para todos y todas. La rebeldía es la vida: la sumisión es la muerte. Ninguna revolución se ha llevado a cabo sin la rebeldía de miles de idealistas, quienes creían en un mundo mejor para TODXS. Sin ella, los pueblos vivirían aún de rodillas ante los principios de un ser divino, aún seguiríamos más esclavos de lo que hoy somos. Los rebeldes han hecho avanzar a la humanidad a lo largo de toda la historia.

Todo tipo de manifestación, protesta, desobediencia, acción, de lucha son validas. Todos los gritos son validos mientras se hagan en el nombre de la rebeldía, rebeldía a aceptar y acatar vivir tan predestinada y dominadamente. Ocupemos esta seudo “libertad” que tenemos para decir, pensar, hacer, gritar, sentir y soñar lo que queramos, este es nuestro único intento de romper nuestras cadenas, para ser libres; para ser al fin felices. Seamos lo que queramos ser sin permiso. Cada uno puede poner su grano, todos podemos luchar por lo que queramos. Cada lucha es un complemento, en la que tenemos que retroalimentar nuestras conciencias e ideas y no dividirnos más de lo que ya nos quieren hacer creer que estamos.

Sigamos saliendo a la calle sin permiso, no lo necesitamos. Todas las luchas son ramas de una misma raíz: el estado y el capital, ellos son los verdaderos culpables de todos nuestros males. Mientras comprendamos que nuestros males no se deben a insuperables fatalidades naturales, sino a causas humanas que nosotros mismos podemos destruir, cuando entendamos y nos hagamos conscientes de esto, nada podrá desviar nuestra atención. Aprendamos a luchar juntos, porque el enemigo es el mismo en todos los casos. Sin partidos, ni derecha, ni izquierda, sin colores, sin banderas, ni fronteras todos somos iguales, mientras logremos entender esto nadie podrá separarnos, llevemos el discurso a la acción, tratemos de ser consecuentes con nuestra ética y nuestros principios: con nosotros mismos.

La invitación está hecha, la hacemos todos, a cada instante. Bienvenidos sean todos y todas, hagámonos dueños de nuestras propias vidas, que la rebelión penetre en todas las conciencias. Cuando el descontento crece y el malestar se hace insoportable la protesta estalla al fin, y se inflama el ambiente.

¡A la calle, ahora!

>Emma Goldma, una luchadora caída por sus ideas libertarias

>

Emma Goldman, una idealista, una luchadora, una mujer libre, intrépida, amante de la naturaleza, anarquista y feminista. Nacida en Lituania, 1869, de origen judío, está considerada internacionalmente como una de las activistas más destacadas de los movimientos sociales contemporáneos: el control de natalidad, la maternidad consciente, el amor libre, el derecho a la libertad de expresión, de asociación y de huelga, la defensa de los presos o el pacifismo y el antimilitarismo. Debido a su rebeldía innata contra todo tipo de autoritarismo fue una de las primeras personalidades en levantar la voz y enfrentarse a la dictadura de Stalin.

Es autora de Anarquismo y otros ensayos (1910) y de la autobiografía Viviendo mi vida (1931). Fue la primera persona en introducir y difundir las obras de Henrik Ibsen en los Estados Unidos. De 1906 a 1917 editó y publicó en EEUU. Mother Earth (Madre Tierra) una revista anarquista mensual.

Emigró a los Estados Unidos con una hermanastra tras el enfrentamiento con su padre que pretendía casarla a los 15 años. El ahorcamiento de cuatro anarquistas a consecuencia del motín de Haymarket, animó a la joven Emma Goldman a unirse al movimiento anarquista y convertirse, a sus 20 años, en una auténtica revolucionaria. En esa época se casó con un emigrante ruso. El matrimonio apenas duró 10 meses, Emma se separó y se fue a Nueva York. Continuó legalmente casada para conservar su ciudadanía americana.

En New York conoce y convive con Alexander Berkman y pasa a ser la principal dirigente del movimiento anarquista de los Estados Unidos. Su apoyo a Berkman en la tentativa de asesinato de Henry Clay Frick la hizo todavía más impopular frente a las autoridades americanas. Berkman fue encarcelado durante varios años.

Emma fue encarcelada, asimismo, en 1893 en la penitenciaria de las islas Blackwell. Públicamente instigó a los obreros en paro a Demandez du travail, s’ils ne vous donnent pas de travail, demandez du pain, s’ils ne vous donent du pain ni du travail, prenez le pain (Pedid trabajo, si no os lo dan, pedid pan, y si no os dan ni pan ni trabajo, coged el pan). Esta cita es un resumen del principio de expropiación preconizada por los anarco-comunistas como Piotr Kropotkin. Voltairine de Cleyre salió en defensa de Emma Goldman en una conferencia dada tras su apresamiento (In defense of Emma Goldman). Mientras permaneció en prisión, Goldman, desarrolló un profundo interés por la educación de los niños, empeño en el que se involucró años más tarde.

Junto con nueve personas más fue de nuevo arrestada el 10 de septiembre de 1901 por participar en el complot de asesinato contra el Presidente William McKinley. Uno de ellos, León Czolgosz le había disparado pocos días antes. Emma, le conoció semanas más tarde y se vio con él una sola vez, al ser arrestada dijo: ¿Tengo yo la culpa de que un loco haga una mala interpretación de mis palabras?

El 11 de febrero de 1916 es detenida y encarcelada de nuevo por la distribución de un manifiesto en favor de la contracepción. Durante varios años, y cada vez que daba una conferencia, esperaba ser arrestada, por eso iba siempre pertrechada con un buen libro.
En 1917, y por tercera vez, es encarcelada de nuevo junto con Alexander Berkman por conspirar contra la ley que obligaba al servicio militar en los Estados Unidos. Hizo públicas sus profundas convicciones pacifistas durante la Primera Guerra Mundial y criticó el conflicto por considerarlo un acto de imperialismo. Dos años después fue deportada a Rusia. Durante la audiencia en la que se trataba de su expulsión, J. Edgar Hoover, que era el presidente de la misma, calificó a Emma como una de las mujeres más peligrosas de América.

Residió en la URSS con Berkman (1920 – 1922) y participó en la sublevación anarquista de Kronstadt. Apoyó a los bolcheviques en contra de la división entre anarquistas y comunistas, hecho que se produjo durante la primera Internacional. La represión política, la burocracia y los trabajos forzados que siguieron a la Revolución rusa contribuyeron, en gran medida, a cambiar las ideas de Goldman sobre la manera de utilizar la violencia, excepción hecha de la autodefensa.

De esta época datan sus escritos: My Disillusionment in Russia (Mi desilusión con Rusia) y My Further Disillusionment in Russia (Mi posterior desilusión con Rusia). Disconforme con el autoritarismo soviético, se instaló definitivamente en Canadá. En 1936, Goldman colaboró con el gobierno español republicano en Londres y Madrid durante la Guerra Civil española. Cabe destacar el vehemente artículo que escribió sobre el conocido anarquista español Buenaventura Durruti titulado Durruti is Dead, Yet Living. Emma Goldman murió en Toronto el 14 de Mayo de 1940 y está enterrada en Chicago. Emigró a los Estados Unidos cuando contaba 16 años donde trabajó como obrera textil y se unió al movimiento libertario. En 1919 fue expulsada de EE.UU. y deportada a Rusia. Vivió durante unos años en Europa, allí escribió su autobiografía y diversas obras.

Emma Goldman, una mujer sumamente peligrosa:

Documental de Mel Bucklin que gira en torno a la figura de Emma Goldman considerada durante más de treinta años cómo el enemigo público número uno en Estados Unidos, no por cometer actos violentos, sino por utilizar el arma más peligrosa que está a la mano de todo ser humano: la razón.

Con una vida apasionante, Emma Goldman, junto a Alexander Berkman, se encontrará en el ojo del huracán del movimiento anarquista. Célebre anarquista de origen lituano conocida por sus escritos y sus manifiestos radicales, libertarios y feministas, también fue una de las pioneras en la lucha por la emancipación de la mujer.

>Sobre Bill Rodgers (Avalon), caído en la lucha por la liberación de la Tierra

>

Willian C. Rodgers apodado Avalon, fue un activista vinculado con distintos grupos de acción directa, entre ellos; el Frente de Liberación de la Tierra (ELF) donde realizo diversas acciones en los años 90. Hasta el 07 de diciembre del 2005, donde en compañía de otros 5 activistas, fue detenido por el FBI, acusado de un incendio en Junio de 1998 en Estados Unidos. Su detención fue en marco de una ola de hostigamiento, vigilancia, intimidación y allanamientos que el Gobierno estadounidense puso en práctica sobre quienes estaban vinculados con el movimiento de liberación animal y de la Tierra, está represión fue conocida como “Green Scare(El Temor Verde), haciendo alusión a “Red Scare” (Temor Rojo), períodos de intensa persecución de anarquistas entre 1917 – 1920 y de comunistas desde fines de 1940 a mediados de 1950. Bill Rodger, quien fue uno de los detenidos, se le impuso cadena perpetua en la cárcel de Arizona donde murió el 21 de diciembre del 2005 sabiendo que estaba en manos del Estado que asesina animales (incluyéndonos) y destruye la Tierra. Según la policía se habría suicidado con una bolsa de plástico.

Bill Rodgers dejó una nota a sus amig@s y compañer@s de lucha antes de su fuga (muerte):
“Algunas culturas humanas han llevado a cabo la guerra contra la Tierra por milenios. Yo escogí luchar del lado de los osos, montañas, leones, zorrillos, murciélagos, el jaguar, de los frutos de los árboles, de la rosa en el acantilado y de todas las especies salvajes. Tan solo soy la más reciente casualidad de esta guerra. Pero está noche me fugo de la cárcel. Estoy regresando a casa, a la Tierra, al lugar de mi origen.”
Bill, 12/21/05 (el solsticio de invierno).